El maquillaje es un accesorio de moda para una mujer. Mientras que algunas mujeres saben controlar su uso de maquillaje, otras simplemente no pueden. No es exactamente perjudicial usar tanto maquillaje, pero puede ponerte en evidencia ante quienes te rodean. A veces, quienes utilizan mucho el maquillaje ni siquiera lo saben porque se han condicionado a él.

Hay algunas señales de Movistar Jóven que deberían decírtelo.

NO PUEDES MANTENERTE NATURAL

Las usuarias habituales de maquillaje se vuelven adictas a su uso con el tiempo. No importa la ocasión, siempre están pintando y coloreando su cara.

La mujer promedio se maquilla de vez en cuando, especialmente cuando sale, sin embargo, incluso cuando está en casa, la que está acostumbrada a maquillarse se aplica algo en la cara porque de alguna manera, su rostro nunca se siente normal sin él.

LA GENTE NO TE RECONOCE SIN ÉL

Sabes que has llegado al extremo cuando ya no te sientes segura de salir sin algo de maquillaje en la cara, e incluso cuando lo haces, a tus amigos les cuesta decir que eres tú realmente. Es una mala posición en la que te encuentras porque significa que has perdido tu yo natural.

TUS KITS DE MAQUILLAJE SE AGOTAN PRONTO

Hay un tiempo aceptado para que algunos kits de maquillaje duren para las mujeres. Algunos duran un trimestre, otros dos meses, o al menos, un mes. Sin embargo, esta norma no es aplicable a las mujeres que los utilizan mucho. Ellas tienen que reemplazar su kit mucho antes de lo normal como resultado del uso intensivo.

TU ROPA Y OTRAS PARTES DEL CUERPO SE MANCHAN DE MAQUILLAJE

Cuando utilizas la cantidad de maquillaje prescrita, te ves guapa y con clase, sin el efecto secundario habitual del abuso. Las personas que utilizan mucho el maquillaje tienden a tener la ropa y otros accesorios embadurnados de maquillaje la mayor parte del tiempo.

Toda mujer es bella, esté o no maquillada. Por muy legal que sea el uso del maquillaje, se aconseja encarecidamente la prudencia y la discreción para que no te encuentres demasiado enganchada a él.

De todos modos, a la mayoría de los hombres que conozco les desagrada el maquillaje intenso.

El secreto para lucir una piel joven y saludable gira en torno a tu piel. Cuanto más sana sea tu piel, más radiante y brillante será, ayudándote a parecer más joven. Para conseguir ese brillo saludable, aquí tienes unos de  Los Menos Buscados cuantos consejos para el cuidado de la piel:

1. Limpieza y exfoliación

A la hora de empezar una rutina de cuidado de la piel, el paso más esencial es lavarse la cara. No basta con echar un poco de agua, sino que hay que asegurarse de que está bien limpia. Todos los días la piel entra en contacto con la contaminación, la suciedad y otros factores que deben ser eliminados de la piel. Es fundamental lavarse la cara dos veces al día, por la mañana y por la noche, para evitar la obstrucción de los poros y el acné.

Encontrar el limpiador adecuado sin despojar a la piel de los aceites esenciales y saludables es vital. Trabajando con las diferentes capas de la piel, los productos de cuidado de la piel eliminan las células muertas de la capa de la epidermis, permitiendo que la piel se prepare para la penetración de otros ingredientes nutritivos. De este modo, se puede conseguir un cutis resplandeciente porque los poros se abrirán para dejar salir su brillo. Exfoliar 2-3 veces a la semana eliminará la obstrucción y sustituirá las células muertas por células sanas.

2. Mantén tu piel hidratada

El cuerpo humano está compuesto aproximadamente por un 50% de agua. Con cada actividad que una persona realiza a lo largo del día, el cuerpo libera parte de esa agua y, por lo tanto, es crucial recuperar el equilibrio del agua en el cuerpo. Es muy importante mantenerse hidratado y beber al menos 8-10 vasos de agua al día por las siguientes razones

Retrasa el proceso de envejecimiento: mantenerse hidratado no sólo puede ayudar a mantener la elasticidad de la piel, sino también a reducir las arrugas.

Mejora el aspecto general de la piel: La falta de hidratación puede hacer que su piel parezca seca y escamosa. La hidratación no sólo garantiza que la piel reciba suficiente humedad, sino que también ayuda a que parezca más rellena y elástica, además de combatir la piel muerta.

Elimina las toxinas de la piel: la hidratación ayuda a eliminar las toxinas que provocan irritación e inflamación.

Combatir la grasa y el acné: la piel deshidratada hace que el cuerpo produzca más grasa como mecanismo de defensa, lo que puede provocar el agravamiento del acné.

A veces, puedes estar perdiendo más agua de la que ingieres. Si ese es el caso, hay muchas cremas hidratantes que harán que la piel reciba la hidratación que se merece garantizando una piel suave y sedosa.

3. Aplica siempre protección solar

Usar protección solar. Eso demuestra lo importante que es para tu piel. Aplicar un protector solar de al menos FPS 15 bloqueará tanto los rayos UVA como los UVB. Exponerse al sol sin protección puede provocar arrugas, manchas de la edad e incluso otros problemas cutáneos como el cáncer de piel. Por eso, usar protección solar es esencial para la salud de tu piel. Por muy nublado o frío que haga en el exterior, si vas a la playa o a cualquier zona con superficies reflectantes como la nieve o el hielo, es aconsejable que lleves protección solar con un FPS de al menos 30.

4. Evita las duchas largas con vapor

El agua caliente significa que estarás exponiendo tu piel al vapor, lo cual es muy poco saludable para la piel. Esto se debe a que el calor despoja a la piel de sus aceites esenciales y la deja seca. Por eso, cuando te duches, es mejor utilizar agua fresca o fría.

5. Aplicar crema para los ojos

Los ojos suelen ser el primer detalle en el que se fija alguien de tu rostro. Por eso es vital tener unos ojos de aspecto saludable y joven. Para evitar las bolsas bajo la piel, así como los párpados caídos y flácidos, es fundamental aplicar crema de ojos antes de acostarse.