4 hábitos sencillos para hacer tu vida más verde

Mucha gente piensa que la vida sostenible es cara, extraña e inconveniente. De hecho, ayudar al planeta es más fácil de lo que parece. Junto con la cadena minorista que ha lanzado una colección de accesorios hechos de plástico reciclado, en Todo Gaceta  te explicamos cómo hacer una pequeña contribución a la gran causa de apoyar el medio ambiente.

1. Hazte amigo de la filosofía de compartir

Traducido del inglés, el verbo compartir significa “compartir”. Este concepto se basa en el principio de acceso temporal a cosas o servicios: cuanto menos compramos, menos recursos se gastan en producción. El rechazo por consumo excesivo es una tendencia de la última década. No tiene que pagar por el equipo de esquí completo si va a la montaña una vez al año, o compra una herramienta de construcción costosa para clavar el estante de su baño. Mejor alquilarlo todo o preguntarle a un vecino.

Aquí hay algunas ideas para hacer amigos con diferentes formas de compartir:

  • Intercambiar partidos. Acuerde con sus amigos que todos traerán algunas cosas innecesarias a la próxima reunión en casa. Pueden divertirse contándose cómo llegaron a ustedes, intercambiar si les gusta algo y donar todo lo que quede a la caridad.
  • Transporte de alquiler. Si nunca ha utilizado un coche compartido, bicicletas urbanas o patinetes, es hora de empezar. Intenta combinar estos modos de transporte en función de la distancia y calcula los beneficios.
  • Espacios de coworking. ¿Estás a punto de iniciar tu propio negocio y buscar un espacio de oficina? No te apures. Pruebe los espacios de coworking: espacios especiales que tienen todo lo que necesita para trabajar en silencio.
  • Compartir alimentos. ¿Comprado en el supermercado y no tiene tiempo para comer de todo? ¿Sus familiares donaron demasiadas frutas y verduras de la casa de campo? Comparta la comida con quienes la necesiten.

2. Reducir, reutilizar y reciclar

La regla de las 3R (reducir, reutilizar, reciclar) incluye tres principios simples sobre los que se basa un estilo de vida sostenible. Reduce el consumo: Antes de comprar, piensa si realmente necesitas un décimo par de jeans o un nuevo gadget si el anterior está pasado de moda, pero funciona muy bien.

Reutilización: cuando una cosa ha perdido su presentación, está estropeada o simplemente cansada, no se puede tirar a la basura, sino darla para repararla o buscarle un nuevo dueño.

Reciclar: haga todo lo posible para asegurarse de que el papel, el plástico y el vidrio se conviertan en materiales reciclados y luego en cosas nuevas. Para hacer esto, puede clasificar los desechos, llevar ropa vieja a las tiendas de reciclaje y apoyar las iniciativas ambientales de las principales marcas: dejar los envases de plástico en máquinas expendedoras especiales instaladas en las cadenas minoristas o comprar artículos hechos de plástico reciclado.

Una mochila, una riñonera, una carpeta para una computadora portátil y documentos, una bolsa de transformador, una botella para agua y recipientes para alimentos. Accesorios de estilo de vida sostenible diseñados por diseñadores italianos y fabricados con plástico reciclado. Al elegir productos de dichas colecciones, apoya la producción de artículos a partir de materiales reciclados. Se necesitaron 20 botellas de plástico usadas para hacer una sola mochila , que podría ir al vertedero.

3. Rechazar cheques en papel

Los recibos se imprimen en papel térmico recubierto con bisfenol A. En lugar de sacar una montaña de trozos de papel de su bolso cada semana y pensar en dónde colocarlos, cambie a opciones electrónicas. Algunas grandes cadenas minoristas brindan a sus clientes esta oportunidad: en lugar de la cinta larga habitual, el cliente recibe un pequeño cheque, que confirma que la transacción con la tarjeta bancaria se realizó correctamente.

4. Ahorre recursos

Incluso si una persona no puede detener a las empresas transnacionales, puede ahorrar agua y electricidad al menos en su hogar. Además, los hábitos simples de ahorro en el hogar ayudarán a pagar menos por los servicios públicos.

Reemplace sus bombillas incandescentes convencionales por otras de bajo consumo y siempre apague las luces cuando salga de la habitación. Al comprar electrodomésticos, preste atención a la clase de consumo de energía: el menor de todos los medidores “devanados” son dispositivos de clase A y superiores. Además, siempre desenchufe los electrodomésticos cuando no los utilice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *